El Caballo Español - Movimientos

Nuestro caballo fue siempre un animal de tipo ligero, precisamente un gran galopador y sobre todo el más veloz de Europa. Echemos una ojeada hacia el pasado y observaremos la famosa casta de los caballos "GUZMANES", más tarde llamados "VALENZUELAS"; sus movimientos eran gráciles pero sobre todo amplios, esencialmente.

Los movimientos del caballo como especie, tienen su "motor", en las extremidades posteriores que son las que impulsan el movimiento del caballo y la cruz es el conjunto óseo absorbente de esa impulsión para mover loas espaldas y en definitiva avanzar las extremidades anteriores. También tenemos que tener en cuenta que en el movimiento del trote además de impulsión de los posteriores y avance de los anteriores, hay que considerar el tiempo de "suspensión" como una de las cualidades a tener en cuenta en la biomecánica equina.

De las cualidades que se han resaltado en el caballo de pura raza española, en lo que se refiere a sus movimientos, podemos quedarnos fundamentalmente con dos: en primer lugar, el remetimiento de los posteriores bajo la masa, lo que permite realizar giros en corto espacio de terreno, y por otro lado, el movimiento específico de las extremidades anteriores, (elevación, extensión y cadencia).

Por supuesto, que estas dos cualidades tampoco son únicas específicas de nuestra raza por cuanto existen otras que también remeten los posteriores (por ejemplo "el cuarto de milla"), y alguna que también poseen elevaciones apreciables de las extremidades anteriores (por ejemplo El Morgan), pero quizás la cualificación específica en este aspecto de nuestro caballo es que acumula las dos de forma natural.

Los aires del caballo, casi siempre (No hay regla sin excepción) son consecuencia directa de su anatomía o conformación. A principios de este siglo estaba muy de moda el caballo rococó, eran caballos de formas excesivamente redondas, los cuellos eran tremendamente voluminosos, los pechos muy anchos y hundidos, con los tobillos fuera y esto los convierte en estevado, los dorsos, generalmente largos y ensillados. Todo esto hacia que este tipo de caballos en sus desplazamientos estuviesen carentes de ligereza y de amplitud, ya que la gran cantidad de masa que tenían los hacía simplemente "inválidos", carentes de la ligereza, gracia y amplitud del caballo español. Posteriormente sus formas se fueron estilizando, los cuellos ganaron en longitud, siendo sus engarces más suaves y menos toscos, el pecho dejó de ser tan ancho y cada vez menos hundido, permitiendo mejores aplomos, entonces aparece la amplitud y la cadencia.

En la actualidad existe una tendencia en algunos ganaderos a restar importancia a los movimientos elevados, lo que, en mi opinión, seria negativo. Además, no debe confundir elevaciones con la falta de remetimiento de los posteriores. Para que un caballo español se considere excelente, debe avanzar, pero es imprescindible que antes eleve, y todo ello rodeado de la belleza y grandiosidad que debe crear una buena cadencia. Estas características no son incompatibles son, lógicamente, más difíciles de conseguir unidas en el mismo caballo.

El caballo español en el deporte

En la actualidad se esta hablando mucho de las excelencias de nuestro caballo para la doma clásica, quizás debido al auge que esta viviendo nuestro caballo en estos tiempos, los especialistas en ella, suelen ser mayoritariamente favorables a que debemos mejorar la impulsión, es decir el empuje de las extremidades posteriores y el conjunto óseo del cuarto trasero, esta mejora de la impulsión traerá consigo una disminución de la elevación, todo ello en aras de alcanzar una mayor amplitud en el paso, favoreciendo así los movimientos de nuestro caballo para esta disciplina, en fin como dije en el párrafo anterior creo que el empuje y las elevaciones son características que deben conseguirse unidas.

Una vez hecho este análisis acerca de los movimientos del caballo de Pura Raza Española, creo que ya podremos contestar a la pregunta ¿Cómo se ha de mover un Caballo Español?

No es difícil contestar esta pregunta, no hay nada que inventar, la normativa de nuestra raza habla de movimientos afiles, elevados, de gran elasticidad, armónicos y cadenciosos, así pues tenemos elevación, extensión, y un tercer concepto, importantísimo, que es el que pone música a la partitura: Cadencia.

Los tres aires son indispensables, no puede faltar ninguno, nos saldríamos de nuestra raza.

La combinación de estos tres conceptos (elevación, extensión y cadencia), unida a una gran impulsión de los miembros posteriores nos da como resultado obtener un caballo con destacada facilidad para toda clase de aptitudes.
Reunido constitucionalmente y muy apto para los aires elevados y de alta escuela.